Search

Smartmatic

Elecciones generales Filipinas 2016: Conozca los hechos

1. Rapidez de los resultados

En 2016, los resultados comenzaron a publicarse en tiempo real a partir de que la primera máquina de conteo transmitió resultados. El ganador de la contienda presidencial fue conocido la misma noche de las elecciones, con 86% de los votos transmitidos para ese momento. Esto representa un gran logro por tratarse de un país compuesto por más de 7.000 islas y con una de las diásporas más grandes del mundo. 

La rapidez es importante para la democracia. Resultados más rápidos se traducen en menor inestabilidad y mayor confianza en el proceso. La automatización electoral ha significado un progreso extraordinario para Filipinas. Antes de la automatización tomaba semanas el siquiera tener una idea sobre los resultados. 

2. El impacto económico de la confianza

El índice de la Bolsa de Valores de Filipinas (PSEi) alcanzó su ganancia semanal más significativa en 10 años luego de unas elecciones. Además,  el peso filipino se revalorizó 2.6% el día después de la elección.

John Forbes, asesor de la Cámara Americana de Comercio de Filipinas, aplaudió los rápidos resultados que arrojó el sistema de transmisión. Por su parte, José Domingo Santiago III, jefe de investigación en UBS Philippines, explicó que el peso se recuperó un 2.6% porque las elecciones fueron pacíficas y creíbles. Jonathan Ravelas, estratega de mecado en BDO Unibank, señaló a los beneficios de la automatización como los motivos principales de las ganancias del mercado bursátil y la moneda el día siguiente de las elecciones.

3. Elecciones pacíficas y ordenadas

Las Fuerzas Armadas de Filipinas y la Policía Nacional Filipina describieron las elecciones locales y nacionales de 2016 como pacíficas y exitosas.

Antes de las elecciones, el Jefe de la Policía Nacional Filipina (PNP) Ricardo Marquez expresó que a nivel nacional reinaba la paz y manifestó su confianza de que “así se mantendrá durante todo el proceso electoral”.

4. La tecnología es inclusiva

Las elecciones de 2016 tuvieron una participación histórica, ya que más de 44 millones de personas votaron. En términos porcentuales, esta fue la mayor participación (81,7%) desde 1987.
La participación de votantes en el extranjero fue de 31,45% la más alta desde 2004, el primer año en que Filipinas permitió el voto a sus ciudadanos en el exterior. El comisionado de la Comelec Arthur Lim dijo que 432.706 votantes filipinos votaron desde el extranjero entre el 9 de abril al 9 de mayo.

La tasa de participación electoral se ha venido incrementado desde la primera elección automatizada 2010, revirtiendo así una tendencia a la baja que estaba afectando negativamente a la democracia.  La confianza del público en el resultado y el uso de la tecnología ayudaron a la gente de todo el país, e incluso a aquellos fuera del mismo, a hacer sentir sus voces. 

5. Transparencia

El código fuente de la plataforma empleada en Filipinas fue auditado durante siete meses por los partidos políticos, autoridades y observadores electorales. También fue certificado por una compañía independiente radicada en los Estados Unidos.

Durante el día de los comicios, los filipinos crearon uno de las trazas de papel más grandes en la historia de las elecciones. Más de 43 millones de boletas electorales marcadas, sus comprobantes correspondientes y más de 2 millones de reportes de conteo, estuvieron disponibles para ser auditados. 

La transparencia del sistema fue clave en la aceptación de los resultados. 

6. Auditoría confirma la precisión del conteo electrónico

Se encontró que el recuento de las máquinas de conteo de votos coincidió 99.884 % de las veces con la auditoría manual dirigida al azar por el Movimiento Nacional por Elecciones Libres (NAMFREL por su sigla en inglés).  

El resultado de la auditoría validó firmemente la precisión del sistema electoral automatizado. El resultado fue tan impresionante que un estadístico que trabajó con NAMFREL alabó las elecciones como "casi perfectas".